Historia

Localidad ubicada entre suaves montañas, a medio camino entre Brihuega y Cifuentes. Es uno de los municipios que conservan todo el sabor y encanto propios del entorno rural de la Alcarria.

Lo primero que llama la atención al visitante es su curioso nombre, el cual, según la creencia popular, se debe a que en estas tierras se encontraba el límite entre España cristiana y la musulmana, durante la Edad Media.

Solanillos del Extremo pertenece al partido judicial de Brihuega. Está situado a 48 kms. de Guadalajara y su extensión es de 34,97km2. En la actualidad su censo es de 136 habitantes.

Su terreno es ondulado; destacan los cerros de las Solanas Atalaya y el Alto Pino y las lomas de Portillo y Valdecarnero.
Solanillos del Extremo perteneció a la tierra de Atienza en el periodo de repoblación tras la Reconquista, formando el extremo meridional de dicho territorio.

En 1478 pasó a formar parte del señorío condal de los Silva, condes de Cifuentes, pasando por lazos familiares a las casas de los duques de Pastrana, y luego del Infantado.